3 comentarios

Shibui, el sabor de los sentidos

IMG_1364

Cuando viajé a Londres hace 3 años, probé por primera vez el sushi y tengo que decir que no me gustó nada. En aquel entonces ya había muchos restaurantes japoneses en la ciudad de las mil caras pero aquí, o mejor dicho, en BILBAO (y con mayúsculas), solamente estaba comenzando a llegar “la invasión de los sushis”. Tres años más tarde puedo afirmar que hoy en día es posible disfrutar de una buena cocina tradicional japonesa en esta ciudad y una de ellas es de la mano del maestro Kazutoshi Komuta. La invasión de los sushis a Bilbao (restaurantes como Mao, Miu, Sumo…)  ya ha llegado y tengo que decir que a día de hoy me apasionan estos rollitos de arroz, pescado y alga nori.

El restaurante Shibui lleva ya dos años abierto en Bilbao y trece en Barcelona. Razón de que lo están haciendo bien. El restaurante llama la atención desde fuera con una puerta enorme de hierro y una iluminación impresionante. Una vez dentro sigue el festín visual (cuerdas en el techo paredes impresionantes y una perfecta iluminación) que no deja de sorprenderte durante toda la velada (y es que hasta el WC mola mogollón)

IMG_1281

IMG_1283

Detalle WC

Detalle WC

Ahora viene lo importante: el festín al paladar. Disponen de dos cartas. una especial para el sashimi /sushi (con una gran gama para elegir entre maki, nigiri, temaki, uramaki…)  y otra más convencional (entrantes, arroces, pescados, carnes…..).

IMG_1288

IMG_1297 1De primero queríamos elegir algo de la carta de sushi. Al pedir recomendación al camarero nos dio la opción de pedir mitad raciones, así podríamos probar más cosas y nosotros no lo dudamos. Me parece una buena idea el poder pedir mitades. Nos decantamos por el  Tataki Uramaki y el Spice Tuna. El primero es un uramaki de langostino tempurizado con láminas de aguacate y atún en tataki y el segundo es un uramaki de tártar de atún picante. Nos encantaron los dos, tenían mucho sabor y personalidad cada uno de ellos.

Para entre medias y para llenar el estomago (algo que nos cuesta mucho a los dos comensales xD) pedimos un arroz salteado con carne de cerdo y col picante: Kimuchi Yamikeshi; también por recomendación del camarero. El arroz, un cereal tan humilde como es éste, estaba co-jo-nu-do. La carne de cerdo y la col picante les daba un gusto increíble, algo que nunca antes habíamos probado.

IMG_1367 De segundo pedimos Toro Tataki o diciéndolo de otra forma: ventresca de atún braseada. Cuando se trabaja con buena materia prima los resultados siempre son buenos y si además la cocción está en su justo punto que decir… sabor, jugosidad, frescura… un regalo para nuestro paladar. IMG_1353 copia De postre Canutillos de piña rellenos de crema de umeshu y helado de sesamo. El umeshu es un licor japonés que se elabora macerando el fruto del Prunus mume o ume (albaricoque japonés o ciruela china) cuando aún está verdes en alcohol y azúcar. (gracias wikipedia). Tardaron un poco en traerlo y la tardanza se reflejaba en el plato. Los canutillos se derritieron un poco. El postre tenía muchos matices, sabores que nuestro paladar nunca había degustado y quizá fue lo que menos nos gustó de toda la cena.

IMG_1436 copiaIMG_1433

Todo esto lo marinamos con un Chardonay D.O. Costers del Segre (perfecto para pescados, arroces…)

Sé que existe la posibilidad de comer en la barra, ya que disponen de un menú especial para este lugar. El restaurante Shibui cuenta con un comedor privado, con capacidad para unas 25 personas. También tiene su zona de coctelería con intención de poder tomar un coctel con productos japoneses después de una buena comida/cena.

11

La cena me gustó mucho, degustar de una comida japonesa en un ambiente muy “chic”. El precio de esta cena (solamente con tres platos y un postre para 2 personas) fue casi 80 euros, quizá sea un poco alto pero creo que si vamos al Shibui ya sabemos a donde vamos: un restaurante de vanguardia, actual, minimalista y con las mejores materias primas; y todo esto se paga, en nuestro caso fue un placer pagarlo.

PRECIO: 78 euros 2 personas.

Mas información en:


3 comentarios

Restaurante El txakoli (Artxanda)


Normalmente cuando salgo fuera a comer me suele gustar ir a esos tipos de restaurantes en los que preparan comida diferente a la que habitúo a comer en casa pero siempre hay excepciones y esta fue una de ellas. Vivimos muy cerca de Artxanda y más de una vez solemos darnos una vuelta para observar desde allí El Botxo. Para el que no sepa que es El Botxo, puedo decirte que su significado sería “el agujero” y eso mismo es Bilbao ya que está rodeada por montañas siendo Artxanda una de ellas. Desde este monte, conocido como el “Pulmón” de Bilbao, se puede ver El Guggenheim, las torres Izosaki, el puente Zubizuri y el Casco Viejo al fondo.

1

El restaurante El Txakoli cuenta con tres comedores. Sus especialidades son el Bacalao al Pil-Pil, las Kokotxas de Merluza en Salsa Verde y el Solomillo al Foie sobre Tosta Hojaldrada. En este video puedes ver como funcionan dentro de la cocina.

Nada mas entrar al comedor nos invade un olor muy agradable. La atención es estupenda, camareros muy correctos, con una vestimenta impecable y mesas con manteles y servilletas de tela, que ¡oye! para ser un menú del día se agradece mucho. De primero nos decidimos por las alubias rojas y la lasaña de carne. Las alubias las sirven con su “perolo” como tiene que ser. Esto nos encanta ya que somos de muy buen comer… jeje.

Alubias rojas

Alubias rojas

6

Lasaña mixta

De segundo elegimos el begiandi en su tinta y los pimientos rellenos de carne. El begiandi o begihaundi  es un tipo de calamar que destaca, como su propio nombre vasco bien lo indica, por sus grandes ojos. Aunque los chipirones estaban ricos a mí especialmente me recordaron a los de lata. Los pimientos rellenos estaban deliciosos aunque su relleno era el mismo o muy similar a el de la lasaña y se hacía un poco repetitivo el sabor.

Begiandi en su tinta

Begiandi en su tinta

Pimientos rellenos de carne

Pimientos rellenos de carne

Siempre he pensado que el postre es algo a lo que no se le da la suficiente importancia y creo que es imprescindible dedicarle empeño para tener esa sensación de haber comido bien. En este caso así fue, ¡un postre 10! El puding estaba para chuparse los dedos y el chocolate le daba su toque.

Puding con chocolate caliente

Puding con chocolate caliente

PRECIO: 13€ + IVA o lo que es lo mismo: 14,3€

Mas información en:


9 comentarios

Restaurante Las Palmeras

Palmeras

Palmeras

Ha sido una gran sorpresa descubrir este pequeño restaurante familiar. Es difícil pasar por la carretera Urduliz-Plentzia y no fijarse en las dos palmeras que presiden este bar/restaurante (se encuentra junto al cruce de acceso al Abanico de Plentzia).

Lo que más me ha gustado del restaurante es que dan prioridad a los productos de temporada y  la materia prima que utilizan es de los pequeños productores de la zona, algo que es de tener en cuenta cuando elegimos lo que comemos.

Entrar en él es llenarse de armonía, los detalles están muy cuidados con un estilo rústico y casero que da la sensación de estar en nuestra propia casa.  Podemos comer dentro o fuera ya que dispone de una terraza en la que se puede comer/cenar o simplemente tomar algo.

Detalles

Detalles

Nada mas llegar nos atienden amablemente y nos invitan a sentarnos. Al momento de sentarnos nos traen la carta junto con dos chupitos y un par de croquetas riquísimas. ¡Parece que empezamos bien! 😀

Aperitivo

1

Nuestra elección ha sido la ensalada de tomate y brotes tiernos con lascas de idiazabal y el risotto de setas y champis con tacos de bacalao.

La ensalada estaba muy rica; con buena cantidad de queso, ¡si señor! Esto pinta muy bien… El risotto estaba delicioso, con mucho sabor y esta vez también con cantidad generosa de bacalao y setas.

2

ensalada de tomate y brotes tiernos con lascas de idiazabal

 

IMG_0749De segundo nos hemos decantado por las carrilleras de ternera estofadas al vino tinto y los escalopines de bonito con salsa de pimientos asados. El plato de carne era bastante contundente pero con un sabor y una textura increíble. El pescado estaba en su punto.

 

IMG_0763

 

IMG_0767

Por último los postres. Es difícil que esté la tarta de queso entre la carta de los postres y no la elija ; y esta vez no va iba a ser menos. La tarta de queso es uno de mis postres preferidos, tengo siempre el cuidado de preguntar si es casera o no, ya que me he llevado más de una sorpresa. La tarta de queso de Las Palmeras cumplía el requisito para entrar en mi estomago y es que no cabía la menor duda de que esta iba a ser casera. La tarta me ha gustado, bien horneada y con un sabor a queso muy rico y gradual; aún así, entre medio entran los gustos de cada uno y a mí personalmente no me gusta el sirope ni nada que se le parezca; prefiero una mermelada dulce o simplemente nada.

La Panna Cotta de chocolate ha sido la primera vez que la probaba y me ha gustado mucho. Este postre originario de la región italiana del Piamonte se elabora a partir de nata o leche, azúcar, ingrediente principal (en este caso chocolate) y gelatificantes. De presencia podría decir que se parece al flan, aunque de sabor y de textura nada tiene que ver. El Panna Cotta carece de huevos y tiene una textura más parecida a la gelatina.

IMG_0777

IMG_0774En conclusión puedo decir que es un restaurante que recomiendo al 100%.

Espero volver pronto.

PRECIO: 24€ dos menús.

Mas información en: